Julio Bustamante – Ciutat Magnética, 1992

CUANDO HE DE IRME


Nunca sentí la vida así,
no lo podía imaginar.
Los días eran siempre igual
y las palabras parecidas,
no sé por qué un día fui a mirar
más lejos de mi alrededor.

Y todo fue una sensación,
y tuve alguna aparición, y …
Me gustaría no cambiar,
seguir la vida que comienza,
vivir con todo lo que haga sentir
y hacer del mundo una ciudad.

No quiero dejar esta ciudad.
Qué buen vasallo y mal señor …
Aceras, árboles y mar
los llevo en mí cuando he de irme.
La luna y el farol del callejón
saben de mí mejor que yo.

QUAN HE D’ANAR-ME’N

Mai vaig sentir tan prop el món,
jo no podia imaginar quan
els dies eren sempre igual
i les paraules les mateixes.
No sé per qué un dia vaig mirar
molt més enllà del meu voltant.
I varen vindre sensacions,
i varen vindre aparicions, i
m’agradaria no canviar,
seguir la vida que comença,
viure amb tot el que puga sentir
i fer del món una ciutat.

No vull deixar els meus carrers,
quin mal senyor
quins bons vasalls …
Voreres, arbres i cantons
venen amb mi quan he d’anar-me’n
fanal de lluna en un carreró
on cada dia naix el món.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *