Julio Bustamante – Cargo de mí, 1986

EL MISTERIO DE LA DAMA DE ELCHE


Según viejos planos que indican el este
comienzan jornadas de excavaciones.
Pasadas dos lunas uno de los hombres
mirando las nubes presagia algo fuerte.
En ese momento saliendo del suelo
vuelven a la vida conjuros de la Iberia antigua.

La Dama de Elche, todos hablan de ella
de noche excitados bajo las palmeras.
Los hombres enferman, se teme por ellos.
Sueñan cosas terribles, gritan en las tinieblas.

Al día siguiente la gente se inquieta,
la estatua hechizada no está en su tienda.
Organizan patrullas, la buscan en vano.
La dama de piedra me obligó a esconderla.
De noche sus ojos empiezan a dar vueltas,
su cuerpo de reina recobra la vida.

La Dama de Elche, todos hablan de ella
de noche excitados bajo las palmeras.
Los hombres enferman, se teme por ellos.
Sueñan cosas terribles, gritan en las tinieblas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *