Julio Bustamante – Lluvia Cascabel, 2008

EL SECUNDARIO


El que come del fruto del árbol del conocimiento siempre es expulsado de algún paraíso. (Inge)

Empezamos de angelitos y acabamos de diablos
a lo largo de aquel año en que viajamos tanto.
Del armario al escenario, de la poesía al charco;
de amantes embelesados a enemigos derrotados.

Desde enero hasta diciembre
como esclavos que se amaron,
a espaldas del hombre blanco
en mil setecientos setenta y cuatro.

Yo era el príncipe encantado de la sirena del lago
y acabé de secundario por cuestiones de reparto.
No sabes lo que me alegro de haber vivido en tu cuento,
estas cosas no las sabes si no las ves desde dentro.

Tú no te diste ni cuenta de que la cosa iba en serio
y al final de la escapada el coche perdió los frenos.

Tú no te diste ni cuenta de que la cosa iba en serio
y al final de la carrera  nos quedamos sin el premio.

Si te he visto no me acuerdo…
Recuerda sólo lo bueno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *