Julio Bustamante – Entusiastas, 1998

CANCIÓN DE AMOR


Tengo una bicicleta que si la dejas suelta
se va ella sola hasta Viveros,
y tengo un corazón que no me cabe en la chaqueta,
si lo dejara se iría directamente a por ti;
a estremecerse de lo lindo
porque jamás vio nada igual.

Al fin la liberación, suenan campanas de gloria
cuando escucho tu voz
con las fuerzas justas y serenas que se unen
sabiendo que van a vencer.

Amor del bueno que todo lo vuelve nuevo,
luminoso y eficaz;  como los recién nacidos,
como los valles y el río:  allá va nuestro navío
con los sueños a favor.

Nada tienes que temer si las olas vienen bravas,
en invierno o en verano siempre a mano me tendrás.
Hace tiempo que acaricio el momento de poderlo demostrar,
desde la primera vez, joven mujer virtuosa;
hermosa entre las hermosas.
No dejo de preguntarme qué hacer con esta emoción,
quien te puso en mi camino bien contento se quedó.

Guíame ángel del cielo, sea mi dardo certero
y no el de otro caballero. Que mi amor sea sincero.
Leal como la amistad, útil como el aguacero,
fuerte lo mismo que el rayo
y tierno como la flor que en el alma guardo yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *